19 de junio de 2024

Ego-generosidad: Ser buena persona, por egoísmo (1).

La ego-generosidad es una explicación de lo que es el ego y sus beneficios personales, físicos y sociales aprovechado para influir positivamente en nuestra comunidad

ego generosidad santo-moderno

Bueno, en realidad la ego-generosidad es un palabro inventado que he leído en un blog y una traducción libre de «selfulness”, que viene a ser algo como «Plenitud de uno mismo», «autoatención», «autoconsciencia»… y esas mierdas que suenan a autoayuda. Aunque la verdad toda esta paranoia, palabra inventada incluida, viene por cierta inquietud de buscar el autoconocimiento y medir las motivaciones de mis propios actos. (y la de los demás, que hay que reconocer que soy curioso)

En realidad, esto no es lo importante, lo importante es ver si el concepto que intento definir (que no es mío) tiene sentido y si puede ser de ayuda para quien decida aplicarlo en su día a día.

Pero, ¿Qué es la ego-generosidad?: egoísmo generoso, ego positivo…

Si desglosamos la palabra en sus componentes, podemos entenderla como una combinación de «ego» y «generosidad» (eso es obvio). En este contexto, el «ego» generalmente se refiere al sentido de identidad y autoestima de una persona, mientras que «generosidad» implica ser desinteresado y altruista al dar o compartir con los demás.

Esta mezcla pretende hacer alusión a la capacidad de ser generoso, sin olvidarse de uno mismo.

Se podría simplificar como:

Generoso egoísta = Ser generoso con otros y con uno mismo = EGO-GENEROSIDAD

Este concepto existe en otras culturas diferentes a las nuestras, y así por ejemplo en tibetano existe la palabra TSEWA, un nombre propio tibetano que puede tener diferentes significados dependiendo del contexto cultural y personal. En la tradición tibetana, «Tsewa» puede significar «amor», «compasión», «afecto» o «benevolencia» aplicados a los demás y a uno mismo.

En nuestra sociedad, la occidental, nos han inculcado que los buenos actos han de ser TOTALMENTE desinteresados, cualquier acto que no sea 100% altruista, en realidad no es altruista y, por ende, se convierte en una acción egoísta. Simplificando, parece que hay que ser altruista sólo y exclusivamente por el bien de los demás, sin obtener ningún tipo de beneficio, ya sea satisfacción personal, rédito social o ventaja competitiva.

Esta disyuntiva en realidad no genera nada positivo y sí que puede actuar como freno a la generosidad natural de muchas personas.

Y, ¿La química de la generosidad?, ¿Que aporta biológicamente ser generosos?

1024px Cortisol 3D balls

Yo no soy un experto, pero por lo poco que sé y si nos centramos sólo en la química de nuestro organismo, al realizar actos de generosidad y altruismo, nuestro cuerpo experimenta diversas consecuencias químicas y emocionales. Aunque estas respuestas pueden variar de una persona a otra, hay algunos efectos comunes que se han observado en múltiples estudios científicos.

Se ha observado que, al ser altruista, se genera una liberación de oxitocina, a menudo llamada «hormona del amor» u «hormona de la felicidad» y de dopamina, relacionada con la sensación de placer y recompensa, lo que puede generar una sensación de bienestar emocional, conexión social, satisfacción y felicidad.

Pero esto no queda aquí. Las personas que se involucran en actividades altruistas experimentan una disminución de los niveles de cortisol, una hormona relacionada con el estrés. Además, se producen o se liberan endorfinas, sustancias químicas que actúan como analgésicos naturales y generan sensaciones de bienestar, que también puede contribuir a la reducción del estrés.

persona feliz

Aquí es importante destacar que las respuestas químicas y emocionales pueden variar en cada individuo y dependerá de diversos factores, como el contexto, las circunstancias personales y la motivación detrás del comportamiento altruista. Sin embargo, en general, el altruismo suele tener efectos positivos tanto a nivel químico como emocional en nuestro cuerpo y… bueno… tanto chute de sustancias que nos hacen sentir bien, crea dependencia. (doy fe)

¿Es socialmente aceptado ser altruista?

1481663472 261806 1481670253 noticia normal1

El comportamiento altruista puede tener un impacto positivo en el estado de ánimo. Ayudar a los demás puede generar sentimientos de satisfacción, alegría y gratitud, lo que a su vez puede mejorar nuestro bienestar emocional y promover un estado de ánimo más positivo, lo que nos lleva a la creación y fortalecimiento de relaciones sociales. Al ayudar a los demás, fomentamos la confianza, el respeto y la gratitud, lo que genera conexiones más profundas y significativas con los demás.

El altruismo es ampliamente reconocido como un comportamiento beneficioso tanto para el individuo como para la sociedad en su conjunto. (eso no es discutible) Las acciones altruistas pueden promover la solidaridad, la cooperación y el cuidado mutuo, fortaleciendo los lazos sociales y fomentando un sentido de comunidad.

pero… es momento de hacer un pequeño repaso de la idea

Si lo pensamos un poco, desde el punto de vista químico obtenemos placer por el chute de sustancias que nos hacen sentir mejor y socialmente obtenemos reconocimiento y le caemos mejor a la gente, todo esto nos hace sentir estupendamente y repetimos la jugada.

Entonces… puedes atreverte a pensar que no hay nada más egoísta que un acto generoso .

y bueno… hay que ser realistas y decir que no todo es color de rosa

Inconvenientes del altruismo ¿Existen?… existen.

Si bien el la generosidad es un comportamiento admirable y beneficioso en muchos aspectos, también puede presentar algunos inconvenientes sociales.

Es importante mencionar que las actitudes hacia el altruismo pueden variar en diferentes contextos y culturas. Algunas sociedades pueden valorar más el individualismo y el logro personal, lo que podría llevar a una menor apreciación del altruismo. Además, puede haber personas que sean escépticas o desconfíen de las motivaciones detrás de los actos de generosidad, especialmente si han experimentado abusos o explotación en el pasado.

Respecto a esto último, hay que reconocer que hay mucho vende humo, timadores y charlatanes que más que ayudar lo que quieren es sacar tajada… y la gente es natural que desconfíe.

Lo malo es que se desconfía, porque cada vez hay más charlatanes que gente buena.

hipócrita

Y además, algunas personas pueden ver la disposición de alguien para ayudar como una oportunidad para obtener beneficios personales sin reciprocidad, (el puto aprovechado de toda la vida), lo que podría llevar a situaciones injustas.

Por otro lado, si una persona se compromete constantemente a satisfacer las necesidades de los demás, sin cuidar adecuadamente de sí misma, puede experimentar una carga emocional excesiva. Esto puede llevar al estrés, la fatiga y el agotamiento, lo que a su vez puede afectar su bienestar físico y mental.

Y no olvidemos que, los altruistas, a veces pueden tener dificultades para establecer límites claros y decir «no» cuando es necesario. Esto puede resultar en una sobrecarga de responsabilidades y obligaciones, lo que puede afectar su propia calidad de vida. Es importante aprender a equilibrar la disposición para ayudar a los demás con la necesidad de cuidar de uno mismo.

Ahora que lo pienso… si no te controlas, puedes convertirte en un yonki del buenismo y degradarte mas y mas por querer producir tu propia droga del buen rollo.

Socialmente, se puede producir un efecto rebote, en el que terceras personas adoptan una postura de escepticismo o desconfianza sobre los motivos detrás de los actos altruistas. Pueden cuestionar la sinceridad de las acciones o sospechar de segundas intenciones ocultas. Esto es frustrante para quienes son genuinamente altruistas y pueden desalentarlos a continuar sus esfuerzos. (vamos.. que te cortan el rollo los mal pensados)

Y por ultimo yo incidiría sobre las expectativas, poco realistas, sobre la disponibilidad y disposición de un altruista para ayudar. Esto puede generar presión y conflictos cuando no pueden cumplir con todas las demandas y peticiones. Es importante establecer expectativas realistas y comunicarse de manera clara acerca de los límites y capacidades individuales y sobre todo no extenuar a la persona que nos va a ayudar.

A pesar de estos posibles inconvenientes, el altruismo sigue siendo una cualidad valiosa y enriquecedora. Es importante reconocer la importancia de establecer límites, cuidar de uno mismo y mantener un equilibrio entre la ayuda a los demás y el autocuidado para evitar agotamiento y problemas sociales.

Y terminamos con «El Círculo Virtuoso de la Ego-Generosidad»

NOTA: En el podcast me he pasado con el eco

¿En qué consiste este Círculo Virtuoso de la Ego-Generosidad en el que se sustenta el principio de Ego- Generosidad?

En fin, resumiendo.

Yo soy generoso con alguien y me hace que me sienta bien. Como me doy cuenta que me hace sentir bien, vuelvo a ser generoso, lo que hace que me sienta mejor, por lo que vuelvo a tener ganas de serlo y así cada vez más y soy más propenso a compartir y ser generoso con los demás. Pero realmente en lo más profundo de nuestro cerebro, no se trata sólo de un hecho altruista al 100%, sino que también hay algo de satisfacción propia o de actuar en beneficio propio y esto es lo que realmente significa la palabra ego-generosidad.

Si todos nos creyéramos y fuéramos más generosos, abrazando abiertamente las motivaciones egoístas, en realidad la generosidad crecería en el mundo.

Yo os invito a ser egoístas ayudando a los demás, al final sacarás provecho de ser buena gente.

Acerca del Autor